De entre atmósferas y biosferas el espíritu humano ha sido probado, abriéndose camino de entre el paisaje. Bajo la latente falta de oxigeno se han entremezclado gotas de sangre y sudor. Aludiendo a la valentía y la fe frente a lo desconocido, con neblinas en mapas que poco a poco iban siendo despejadas por corazones soleados.

Desde la cadena de los Alpes y sus cuatromiles irguiendo Europa y que Napoleón y su ejercito sobrevolaron a golpe de voluntad, hasta el Himalaya gobernada por Everest, forjando la paz mas remota entre sus cumbres y templos, entre monjes y Lamas, hogar de flores de Loto y aves rapaces.



Porque...



Cuando el hombre no es distinto del paisaje...



...ni el paisaje distinto del hombre...



...es cuando el hombre hace el paisaje...



...y el paisaje hace al hombre



Comentarios